Get your free website at www.centrixpr.com

 

 EL EMBARAZO Y LOS DIENTES

Es muy importante conocer ciertos aspectos durante el periodo de gestación, y estos tienen lugar con una serie de alteraciones en el organismo de la gestante que pueden llevar a la aparición de problemas dentales o periodontales (de la encía), entre estas podemos encontrar los siguientes:

  • Mayor consumo de azúcares, que tiene como consecuencia la mayor tendencia a la aparición de caries.
  • Aumenta la acidez de la boca y, por lo tanto, la incidencia de caries.
  • Aumento de la concentración de ciertas bacterias de la flora bucal (inducido por las hormonas del embarazo), las cuales producen mayor incidencia de gingivitis (inflamación de la encia)
  • La gestante se alimenta más veces al día, reparte las comidas.
  • Disminución de los cuidados higiénicos orales, principalmente antes y después del momento del parto, cuando se está más preocupada por otros aspectos como la salud del bebé o de la madre.

¿La gestante puede recibir tratamiento odontológico?

Obviamente, sí. En cualquiera de las etapas puede ser atendida, todo y que el segundo trimestre (entre los 4 y 6 meses) es el momento más oportuno, porque en ese momento ella goza de mayor estabilidad.

Durante el primer trimestre debe evitarse la administración de fármacos ( preguntar al dentista), pues se está formando el bebé, y en el tercer trimestre la madre está más ansiosa debido a la proximidad del parto.

¿ Existen riesgos por la utilización de anestesia local?

No, porque el profesional sabe elegir cual es la más apropiado. Algunas gestantes presentan una elevada presión arterial, lo que debe ser tomado en cuenta. El odontologo, junto con el ginecólogo elegirán el anestésico más oportuno.

¿ Puede hacerse radiografías?

Si. En caso de tomar radiografías, es obligatorio utilizar el delantal de plomo en cualquier fase gestacional.

¿ Las encías se inflaman más?

La gestación conlleva una mayor inflamación de las encías. A pesar de haber una mayor vascularización del periodonto, el embarazo sólo afecta a aquellas áreas inflamadas previamente, y no en los estados de salud gingival. De nuevo, la causa de esta inflamación es la presencia de placa bacteriana y el aumento de concentración de determinadas bacterias inducido por los cambios hormonales.

¿ Existen cuidados especiales para la higiene oral?

Los cuidados son los mismos que para una mujer no embarazada: cepillado diario, complementado con el hilo dental y los cepillos interproximales. La calidad de esa limpieza es más importante que la frecuencia, de ahí la importancia de seguir los consejos de higiene oral, instruidos por el higienista dental.

¿ Cuando empiezan a formarse los dientes del bebé?

Los dientes deciduos comienzan a formarse a partir de la 6º semana y los permanentes, a partir del 5ª mes de vida intrauterina.  De esta forma, condiciones desfavorables durante la gestación (uso de medicamentos, infecciones, carencias nutricionales, entre otros) pueden ser causa de problemas para los dientes en fases de formación y mineralización.

 
 

Es importante que el cuidado oral comience en la infancia. Si no es así, puede tener problemas con los dientes deciduos (de leche)  y las  encías, tambien como  caries  y perdidas de los dientes permanentes.

 

He aquí algunas de las recomendaciones  que puede hacer para mantener una buena higiene oral y dientes sanos:

  •  Cepillarse los dientes todos los días con una pasta dental con fluoruro
  • Limpiarse entre los dientes todos los días con hilo dental
  • Comer con inteligencia: limitar los alimentos azucarados entre comidas
  • No fumar ni masticar tabaco
  • No masticar hielo
  • Visitar regularmente al dentista

********************************************************************************************************************************************

¿Sabía que la enfermedad de las encías, y no el proceso de envejecimiento, es la principal causa de pérdida de los dientes en los adultos? Los buenos hábitos de salud oral y un estilo de vida saludable pueden ayudarle a mantener sus encías saludables y su sonrisa brillante para toda la vida. Desarrollar una simple rutina diaria de cepillarse, usar hilo dental e ingerir una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras es tan importante para los adultos mayores como para los adultos jóvenes. Estos son algunos consejos para ayudarle a mantener su boca sana y fuerte a medida que uno envejece:

Cepillarse al menos dos veces al día

Cepillarse los dientes con regularidad es importante en todas las etapas de la vida. El cepillado ayuda a eliminar la capa delgada de bacterias que se acumula en los dientes cada día y que contribuye a la caries dental. Debe cepillarse los dientes durante dos o tres minutos con pasta de dientes con fluoruro al menos dos veces por día. Si puede cepillarse los dientes después de cada comida, será mejor.

Al cepillarse, debe mantener las cerdas formando un ángulo contra las encías y cepillar a lo largo de las encías y las superficies interiores y exteriores de cada diente. Debe terminar con el cepillado de la lengua, lo que ayuda a eliminar las bacterias de la boca.

Especial atención con el paso de los años: aunque las caries pueden aparecer en cualquier área del diente, a medida que envejecemos, las caries son más propensas a desarrollarse alrededor de viejos empastes o en la raíz del diente, que se expone a medida que las encías se retraen. Asegúrese de visitar al dentista regularmente para que él o ella pueda cuidar estas zonas vulnerables.

Use hilo dental a diario

Usar hilo dental en los dientes puede ayudar a mantener sus encías fuertes y evitar que la placa se forme entre ellos. Asegúrese de usar hilo dental por lo menos una vez al día, preferentemente antes de acostarse, para limpiar los lugares donde no puede llegar con el cepillo de dientes.

¿Qué tan importante es usar hilo dental? Según la Academia de Odontología General, usar hilo dental es la única actividad que puede eliminar la placa entre los dientes y por debajo de la encía, donde a menudo comienzan las caries y la enfermedad de las encías.

Especial atención con el paso de los años: la mayoría de las personas no se da cuenta de lo importante que es cuidar sus encías, así como sus dientes. La enfermedad de las encías es una infección de los tejidos de las encías y de los huesos que sirven de sostén a los dientes y es la principal causa de pérdida de dientes en los adultos. La mayoría de los adultos muestra algunas señales de enfermedad en las encías.

Además, investigaciones recientes han demostrado que la salud de sus encías puede guardar relación con algunas enfermedades crónicas. La enfermedad periodontal (de las encías) se ha asociado y puede ser un factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, enfermedades del corazón o la diabetes. Expertos están estudiando cómo la inflamación en la boca, causada por la enfermedad de las encías, puede influir en otras áreas del cuerpo (el cerebro, el corazón y el páncreas), causando enfermedad en dichas áreas. Aunque no se conoce la relación exacta entre la enfermedad de las encías y algunas otras enfermedades crónicas, esta conexión entre condiciones médicas y dentales pone de relieve la importancia de mantener la buena salud oral para lograr una buena salud general.

Ingerir alimentos nutritivos

Lo que usted come puede ayudarle a mantener sus dientes. Los antioxidantes y otros nutrientes que se encuentran en frutas, verduras, legumbres y nueces mejoran la capacidad del cuerpo para combatir bacterias y la inflamación, ayudando a proteger sus dientes y encías.

Algunos alimentos realmente pueden ayudar a combatir la caries dental en formas especiales. Por ejemplo, estudios recientes han indicado que los arándanos frescos interrumpen la unión de las bacterias orales antes de que puedan formar la dañina placa. Otros alimentos que tienen efectos beneficiosos para la salud oral incluyen:

  • Los jugos fortificados con calcio, la leche y otros productos lácteos, que son ricos en calcio y vitamina D, ayudan a promover huesos y dientes sanos y a reducir el riesgo de pérdida de los dientes
  • El queso libera una gran cantidad de calcio que se mezcla con la placa y se adhiere a los dientes, lo que los protege contra el ácido que causan las caries y ayuda a reconstruir el esmalte de los dientes al instante
  • Las frutas y verduras frescas, como las manzanas, las zanahorias y el apio, que ayudan a remover la placa de los dientes y a refrescar el aliento

Especial atención con el paso de los años: experimentar dolor en los dientes u otros problemas orales puede afectar su capacidad de comer alimentos nutritivos. Debe visitar a su dentista enseguida si experimenta dolor en los dientes, en la mandíbula, en la boca u otras molestias orales que interfieran en su capacidad para comer.

Mantener sus citas con el dentista

Su dentista puede diagnosticar y tratar problemas de salud dental antes de que se agraven. Los chequeos dentales regulares y las limpiezas son una parte importante cuando se trata de mantener una buena salud dental a medida que envejecemos.

Nuevos estudios sugieren que la salud de su boca es un reflejo de la condición de todo su cuerpo. Por ejemplo, cuando su boca está saludable, lo más probable es que su cuerpo en general también goce de buena salud. Por otro lado, su su salud oral es pobre, podría tener otros problemas de salud. Por lo tanto, ver a un dentista con regularidad no sólo ayuda a mantener su boca en forma óptima, sino que también permite a su dentista observar otros desarrollos que podrían indicar otros problemas de salud.

A medida que envejecemos, somos más vulnerables a desarrollar enfermedades crónicas como diabetes, osteoporosis y enfermedades del corazón. Los investigadores creen que los síntomas de estas enfermedades se pueden manifestar en la boca, por lo tanto los dentistas son fundamentales en el diagnóstico de estas enfermedades. De hecho, su dentista puede ser el primer profesional en notar un problema de salud.

Además, es importante visitar al dentista regularmente debido a algunos problemas orales, por ejemplo, las caries sólo pueden ser detectadas en sus primeras etapas en un examen de rayos x.

Si usted fuma, deje este hábito

Además de aumentar el riesgo de muchas condiciones de salud, fumar puede aumentar el riesgo de caries y de enfermedad de las encías. Los fumadores tienen aproximadamente el doble de posibilidades de perder sus dientes que los no fumadores, según dos estudios de 30 años realizados en Tufts University, que investigó la relación entre el hábito de fumar y la pérdida de los dientes. Otro estudio citado en el Journal of Dental Research demuestra que los fumadores de cigarrillos tienen casi dos veces más probabilidades que los no fumadores de necesitar tratamientos de endodoncia.

Si bien la mayoría de las personas son conscientes del impacto que tiene el consumo de tabaco en su salud, muchas no tienen en cuenta el impacto sobre la salud oral. Fumar aumenta el riesgo de dolor en la boca, aparición de caries, retracción de las encías, enfermedad de las encías (periodontal) y pérdida de dientes. De hecho, se estima que el 50 por ciento de los adultos que fuma tiene la enfermedad de las encías.

La buena noticia es que el riesgo de pérdida de dientes disminuye después de dejar de fumar. Para ayudarle a dejar el vicio, su dentista puede prescribir una variedad de terapias de reemplazo de la nicotina, como el parche transdérmico de nicotina (que se usa por 24 horas durante varias semanas con un flujo esparcido de nicotina) o la goma de mascar (que se mastica lentamente cada una a dos horas y luego se desecha).

Además de aumentar el riesgo de enfermedad de las encías y pérdida de los dientes, fumar aumenta el riesgo de cáncer oral. Aunque el cáncer oral puede producirse en cualquier grupo de edad, a menudo ocurre en personas mayores de 40 años. Consulte a un dentista de inmediato si nota alguna mancha roja o blanca en las encías, la lengua u otro tejido oral, y vigile las llagas que no se curan en un plazo de dos semanas. Desafortunadamente, a menudo el cáncer de boca es difícil de detectar en la etapa inicial, cuando puede ser curado con más facilidad. Su dentista debe realizar un examen de cabeza y cuello en busca de señales de cáncer durante sus chequeos regulares.

P R E G U N T A S     F R E C U E N T E S

¿Qué debo hacer para un diente partido?

Un diente roto requiere atención odontológica de inmediato. Enjuague cualquier suciedad de la zona lesionada. Busque y guarde los fragmentos de dientes y obtenga atención dental de emergencia tan pronto como sea posible.

Si a su hijo se le cae un diente permanente debido a un golpe, trate enseguida de encontrar el diente. Enjuague el diente con agua fría, teniendo cuidado de no tocar la raíz. Intente volver a insertar el diente, y manténgalo en su lugar haciendo que el niño muerda un pedazo limpio de gasa o un paño. Si no puede introducir el diente de nuevo, llévelo al dentista en una taza de agua fría o leche. El tiempo es un factor crítico para salvar el diente, así que asegúrese de ver a su dentista en 30 minutos o menos.

Una de las mayores preocupaciones sobre el daño a los dientes de leche es la posibilidad de que sean empujados contra la encía y dañen el desarrollo de los dientes permanentes. Si usted sospecha que se ha producido este tipo de lesión, por favor traiga a su hijo a hacerse una radiografía dental tan pronto como sea posible.

 

¿Limpiarte la lengua ayuda de verdad con el mal aliento?

La lengua es un lugar usual para que se deposite la bacteria que causa el mal aliento. Cepillarte la lengua debería ser parte de tu rutina general para ayudarte a quitar bacteria de todas las áreas de la boca, no sólo los dientes. Asegúrate de consultar un dentista si continúas teniendo mal aliento crónico.

¿Los empastes de hoy día todavía tienen mercurio?

La amalgama dental que se usa en los empastes de metal contienen rastros de mercurio, así como otros metales como la plata, el cobre, el plomo y el zinc. Aún así, la cantidad total de mercurio es menos del 3%. Importantes asociaciones internacionales y en los Estados Unidos, incluyendo la Asociación Dental Americana, apoyan la amalgama como eficiente y segura. Si a pesar de esto todavía te preocupan tus empastes de metal, deberías discutir otras opciones con tu dentista.

¿Los empastes blancos duran tanto como los de metal?

Los empastes blancos son un compuesto de vidrio en polvo y resina plástica que pueden parecerse al diente natural. Son fuertes y duraderos, pero pueden ser más caros que los empastes de amalgama. Además de tener una apariencia más natural, los empastes de compuesto de resina requieren por lo general quitar menos de la estructura del diente para conseguir una fortaleza adecuada. Discute opciones con tu dentista porque él o ella puede preferir un método u otro según tus necesidades individuales.

¿Qué debo hacer si pierdo un empaste dental?

Perder un empaste no es por lo general una emergencia, pero a veces puede resultar doloroso porque el diente está expuesto. Deberías hacer una cita con tu profesional dental para que repare el diente lo antes posible. Tu dentista puede recomendarte un producto sin receta para ayudarte a aliviar el dolor por el momento.